Encontrar un libro de PNL aplicada a la escritura está bien. Teniendo en cuenta el tema, que la portada sea fea es normal. Y que el título incluya la palabra «poder» es un lugar común que por pesado ya ni molesta. Pero que los autores sugieran «un modelo de escritura» la inicial de cuyas cinco fases (previewing, organizing, writing, evaluating, revising) forme la palabra «POWER» ya comienza a oler fatal. «The POWER process. An NLP approach to writing» (D.E.Hickman & S.Jacobson) pretende ser una aplicación de ciertos aspectos y técnicas de la PNL como las submodalidades, el ancla de recursos, el diseño de objetivos o el rapport al mundo de la escritura comercial, creativa y pedagógica que empieza bien y acaba en un cierto batiburrillo repetitivo que a mi, personalmente, ha acabado por aburrirme. Quizás sea el hecho de que los autores se entretengan más con la escritura comercial que con la de ficción. Quizás el excesivo orden o esquematización del libro, que da lugar a juegos de iniciales patilleros como los del título. O quizás es que yo esperaba un poco más de abstracción en la aplicación a la narrativa de las técnicas y las presuposiciones de una disciplina que, sobretodo, nos permite conocer mejor el funcionamiento del ser humano, escritor y lector, autor y personaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *