En 1973, el sociólogo Mark Granovetter publicó su teoría sobre “la fuerza de los vínculos débiles”, que sigue vigente en nuestro tiempo y suele usarse para explicar el potencial innovador de las redes sociales. La idea de Granovetter es que, contrariamente a lo que se tiende a pensar, las relaciones entre sujetos con vínculos débiles generan más innovación que aquellas que mantienen individuos con una relación más constante y afín. Vamos, que (dicho a lo bruto y quedándonos en el mundo 1.0) un cafelito esporádico con ese friki del departamento de al lado puede dar pie a mejores ideas que la mayoría de las reuniones que puedas tener con los miembros de tu equipo más cercano. Si la premisa os interesa y creéis merecer una explicación más seria que la del cafelito y el friki (que sí), os invito a leer el post con el que colaboro este mes en el blog de Zyncro. Espero que os guste.

Foto, bajo licencia Creative Commons: Jin_sama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *