Sobre mí

Lo confieso: escribir esto me da mucha pereza. Pero nadie que cree una página «sobre mí» se libra de ello, son gajes del branding personal. Así que vamos al tema, que se nos pegan las lentejas.

Para empezar…

¿Debo decirte que me llamo Manel? Nah. Eso ya lo pone arriba a la izquierda.

¿Que soy de Barcelona? Bien, eso es un dato. Aunque ahora, la verdad, me siento más identificado con el Montseny, que es el lugar en el que vivo.

¿Tengo que explicarte que soy licenciado en ciencias de la información, o que he trabajado aquí y allá? Para eso ya está LinkedIn.

Mira: creo que la mejor manera de presentarme es decirte que soy una persona a la que siempre le ha fascinado el universo narrativo.

  • Primero fueron las historias en sí. De pequeño fui un lector voraz y ya hacía mis (terribles) pinitos como escritor. De algún modo, desde muy pronto tuve claro que quería explicar historias. Y así fue como acabé estudiando periodismo, más tarde formándome como guionista y posteriormente trabajando en el mundo audiovisual y de la comunicación.
  • Después, fue el mundo que las rodea. A partir de cierto momento de mi vida, mi fascinación se traslada del contenido al continente. Consumo menos ficción. Leo más ensayos sobre narrativa. Empiezo a sentir la necesidad entender por qué ciertas leyes gobiernan el mundo de los relatos. Y, sobretodo, tiendo a poner la atención en todo aquello que establece puentes entre narrativa y comportamiento humano.

En lo profesional…

Supongo que la mejor manera de explicarme es decirte que escribo historias para contenidos digitales.

¿Así, a lo bruto? Pues no.

  • Por una parte, estoy especializado en narrativa audiovisual. Desde hace un buen puñado de años, mi hábitat natural es el mundo del vídeo. Y mi principal ocupación es ayudar a productoras a desarrollar conceptos creativos e historias para los proyectos de sus clientes, sobre todo del mundo corporativo.
  • Por otro lado, desde que en 2010 empecé a interesarme por el mundo de Internet, escribir para la red fue para mí un nuevo reto. Como redactor de contenidos doy soporte a diversos proyectos online, escribiendo textos y artículos para webs o blogs de temáticas diversas.

En definitiva, digamos que soy una criatura híbrida, como el Cebrasno, la Cabreja o el Beefalo.

Un espécimen mestizo a medio camino entre el guionista y el copywriter.

Un bicho que, en ocasiones, necesita estímulos diferentes a los que ofrece el mundo de la comunicación.

Conectando puntos (no tan distantes)

2011 fue un año de muchos cambios para mí. Una época de incertidumbre en que, supongo, estaba especialmente inclinado a buscar respuestas.

Empecé un proceso de terapia. Comencé a formarme en Programación Neurolingüística. Y mientras me las tenía con mis fantasmas personales, estuve releyendo el libro «El guión» de Robert McKee, un manual de escritura de guiones clásico que no abría desde la época de la universidad.

Fue entonces cuando, de forma natural, empecé a encontrar puntos de encuentro en el mundo de la teoría narrativa y el de la psicología y el crecimiento personal.

Lo que años atrás había sido para mi un simple libro de guión, ahora me parecía un libro sobre la vida.

La estructura de las historias, el papel y los niveles del conflicto, los objetivos y motivaciones de los personajes, los arquetipos…De repente, dejaban de parecerme temas técnicos, relacionados exclusivamente con la creación de ficciones, y parecían tomar sentido en el mundo real como herramientas que:

  • Permitían analizar y entender el comportamiento humano, de una manera muy natural y atractiva.
  • Tenían el poder de inspirar y motivar cambios.

Si para los narradores es interesante tener conocimientos de psicología, para psicólogos y terapeutas también lo ha sido estudiar el universo de los mitos y las historias.

Y, sin duda, creo que para cualquiera que esté interesado en conocerse un poco mejor (y quizás en quererse un poco más), la narrativa es una vía de descubrimiento cercana y apasionante.

Realidad y ficción se retroalimentan con una corriente de sabiduría que viaja en ambos sentidos. Y a mi me encantaría poder captar algo de ese saber. Para enriquecer mi propia historia y, ojalá, para ayudar a otros a hacer lo mismo.

Ten en cuenta que la mayoría de lo que comparto en este blog acerca de este tema en concreto son hallazgos y aprendizajes derivados de mis lecturas. No soy un experto, ni pretendo sentar cátedra. Escribiendo, tan solo busco ordenar ideas. Compartir aquello que me apasiona. Y crecer con los comentarios y aportaciones de los lectores.

Si quieres conocer mi trayectoria profesional con más detalle, te animo a visitar mi perfil de LinkedIn.

Y si quieres saber qué servicios ofrezco como freelance, puedes consultar la sección «Servicios» de esta web.

Gracias por llegar hasta aquí,

Manel